Huella de megaterio

 

Huella de megaterio del  Yacimiento de huellas fósiles de Pehuen Có.

Las huellas fósiles de Pehuen Có están impresas en rocas limo-arcillosas que se formaron hace 12.000 años, a partir del barro de los bordes de lagunas de agua dulce. Allí vivían o iban a beber mamíferos y aves. También los primeros habitantes de la región visitaban el lugar para cazar. Los mamíferos que pasaron por esta zona más grandes se extinguieron hace unos 10.000 años. Esas capas que se encuentran bajo los médanos entre Pehuen Có y Monte Hermoso, siguen tierra adentro y se prolongan bajo Pehuen Có. El mar erosiona la costa y las va exponiendo y, de esta manera, se hacen visibles. Generalmente, luego de una fuerte sudestada algún sector queda expuesto sin arena que lo oculte y según los vientos predominantes puede quedar destapado por un tiempo o cubrirse en pocos días. 
Esto puede suceder en cualquier lugar de la playa ubicada entre las dos localidades balnearias. Es una caja de sorpresas sumamente dinámica que aporta constante información sobre la historia natural de la región. Los estudios realizados hasta ahora revelaron que se trata de un yacimiento único en el mundo. Además, junto con todo el ambiente de dunas costeras - al menos hasta 4 km tierra adentro- y la playa, constituye un ecosistema único y muy frágil que merece ser protegido.

Las huellas más impresionantes  miden 90 centímetros de largo por 44 de ancho.
Corresponden a las patas de un megaterio (mamífero emparentado al perezoso; medía 4 metros de altura y pesaba 4 toneladas).
 

Esta imagen fue tomada por Marc Latzel para Rolex Awards of Enterprise 2004, que obtuvo el equipo de la Reserva Pehuen Có y el Museo Carlos Darwin de Punta Alta. 

IMAGEN SUJETA A DERECHOS DE AUTOR