Historias innumerables. El hueso de Ishango y el secreto matemático

29 de Octubre de 2019


Historias innumerables. El hueso de Ishango y el secreto matemático

Un día de 1960 el explorador y geólogo belga Jean de Heinzelin excavaba el suelo de Ishango, cerca del río Nilo. Heinzelin advertíó el hallazgo de huesos humanos y descubrió un asentamiento humano que él mismo dató de hacía 10,000 años. Excavando, su paleta se topó de pronto con un hueso marrón que parecía un peroné. Esto no tenía nada de particular, muchas piezas similares habían sido halladas con frecuencia. Tomo un cepillo para limpiar y de pronto el simple peroné mostró una serie de muescas talladas divididas en tres columnas que abarcaban toda la longitud de la pieza. Al principio pensó que solo se trataba de una simple vara para contar, pero a medida que analizaba el hueso se dio cuenta que mostraba una secuencia matemática asombrosa. 

Las marcas empezaban con tres muscas, luego se multiplicaban y se convertían en seis. Cuatro muescas más, se convertían en ocho. El hueso mostraba una secuencia con nociones de división y multiplicación. Más llamativo resultó advertir que otra columna mostraba solo números impares. Una columna contenía sólo números primos (son los que pueden dividvirse por ellos mismos y por uno) y la suma de los números de cada columna daba como resultado 60 o 48, dos múltiplos de 12.

¿Dónde está el hueso de Ishango hoy? Está expuesto en el Real Instituto de Ciencias Naturales de Bélgica. Este hallazgo dio a Heinzelin fama inernacional auqnue todavía reserva muchos misterios.

 

Tomado de: Cuentos y leyendas de las Matemáticas de Vicente Muñoz Puelles, Madrid, Grupo ANAYA, 2017