La Tabla Periódica de los Elementos Químicos. Sus primeros 150 años

25 de Octubre de 2019


La Tabla Periódica de los Elementos Químicos. Sus primeros 150 años

Hablar de la Tabla Periódica nos remite quizás a aquel pedazo de papel doblado, con colores, letras y números, apoyado sobre el pupitre de un aula, en una escuela o facultad, en una clase de química. Detrás de ella se esconden ciencias físicas, biológicas, químicas junto con toda la materia del universo; buscando ser la herramienta que impulse el desarrollo científico, tecnológico y la innovación en la sociedad actual. Pero quizás nos resulte difícil remontarnos a aquella época, 150 años atrás, en la que el ordenamiento de los Elementos Químicos eran solo ideas que sobrevolaban la mente de varios químicos. Durante años se intentaron diferentes sistematizaciones, siendo los más descabellados una tabla en espiral conocida como “Hélice o espiral telúrica” o la de un químico inglés que con su conocimiento de música trató de ordenar los elementos químicos en octavas musicales, con el nombre de “Ley de las octavas”; aunque ninguna tuvo éxito. 

Entre estos químicos, se encontraba Dmitri Ivánovich Mendeleev (1834-1907), químico nacido en Tobolsk capital de Siberia (Rusia), quien en 1869 publicó su importante trabajo titulado “Una aproximación al sistema de los elementos, basado en sus pesos atómicos y semejanzas químicas”, sentando así las bases para clasificar los 69 elementos que se reconocían en aquel entonces, pero con la visión de predecir con extraordinaria precisión la existencia de muchos más. Esta es quizás su característica más importante para la ciencia, permitiendo deducir propiedades físicas y químicas de elementos que aún no se conocían o conocen y que hacen que la Tabla Periódica no sea un trozo de papel estático, sino una herramienta dinámica en constante cambio y desarrollo.

Es por esto que la ONU proclamó el 2019 como el Año Internacional de la Tabla Periódica de los Elementos Químicos (AITP2019), conmemorando los 150 años de su creación. 

Es claro que el conocimiento y el manejo de los recursos es un punto fundamental en las relaciones sociales, económicas y políticas en las que se organizan las sociedades en el mundo y por tal motivo este tipo de eventos permite evidenciar el impacto de las ciencias químicas. Esta conmemoración nos ubica en un momento propicio para fomentar y promocionar de la comunidad académica busca el fomento y promoción de las ciencias, objetivo que se alinea con la tarea que se realiza en nuestra Facultad en todos sus ámbitos, en este caso en particular de la difusión de las ciencias químicas desde el espacio de la Biblioteca Museo de Química y Farmacia “Prof. Dr. Carlos Sagastume”.

Preguntas químicas que alguna vez, tal vez, te hiciste

¿Cómo se clasifican los elemento químicos?

Para clasificar un elemento químico, se observan sus propiedades físicas y químicas, su reactividad, conductividad, capacidad de conducir el calor, entre otras, lo cual es el resultado de su composición y la ubicación de sus electrones; luego se los agrupa con otros elementos que se comportan de manera similar. De esta forma, se separan en Metales, No Metales, Metaloides, Gases Nobles, Metales de Transición, Lantánidos y Actínidos.

Si un día descubriésemos un nuevo elemento químico o lográramos sintetizarlo en un laboratorio como es el caso de los últimos elementos agregados a la Tabla (nihonio, moscovio, téneso y oganesón, confirmado por la IUPAC en el 2015), sabríamos dónde ubicarlo conociendo sus propiedades y podríamos asociarlo a alguno de los grupos existentes.

¿La tabla periódica sigue siendo la misma que hace 150 años? 

Si nos ponemos a pensar en la Tabla Periódica de Mendeleev y comparamos la química de finales del siglo XIX con la actual, no cabe duda de que esta ha tenido varios cambios con el paso de los años; partiendo de la base que cuando se creó y ordenó, solo se conocían 69 elementos y hoy en día la Tabla posee casi el doble. Incluso al momento de su creación Mendeleev dejó espacios para la incorporación de nuevos elementos, anticipándose a las propiedades que sabía que se descubrirían sobre futuros elementos. La organización por él planteada resultó muy útil, aunque comenzó a tener problemas en el ordenamiento de ciertos elementos y es por esto que a los largo de los años debieron introducirse algunos cambios, como es el caso del concepto del “Número Atómico”. A pesar de todos estos cambios y ajustes, la base de la Tabla Periódica propuesta por Mendeleev sigue estando presente en las Tablas actuales.

¿Por qué la tabla es "Periódica"?

A nuestro cerebro le es fácil encontrar patrones, asociaciones y repeticiones, lo que nos permite aprender, estudiar y recordar mejor lo que nos rodea. Dicho esto, la periodicidad en los elementos es real y evidente, relacionándose con la estructura electrónica de los átomos. Si observamos la Tabla Periódica, vemos cómo al volverse más pesados los elementos, muchas de sus propiedades físicas y químicas se comienzan a repetir, permitiéndonos también de esta manera predecir los comportamientos de un elemento conociendo su ubicación en la Tabla.


 

Sobre los autores

Alberto Luis Capparelli es Doctor en Ciencias Químicas, Profesor Emérito, Vicedirector de la Dirección de Museos de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata y responsable de la Biblioteca Museo de Química y Farmacia “Prof. Dr. Carlos A. Sagastume” Facultad de Ciencias Exactas UNLP. 

Escribió el artículo con la colaboración de Elba Boggiano, Licenciada en Ciencias Bioquímicas y Museóloga y Jose Lombardo, Licenciado en Bioquímica, ambos integrantes del grupo de trabajo de la Biblioteca Museo de Química y Farmacia “Prof. Dr. Carlos A. Sagastume”- Facultad de Ciencias Exactas UNLP.