María Inés Baragatti: enseñar a usar el coco

24 de Abril de 2019


María Inés Baragatti: enseñar a usar el coco

Nací en agosto de 1948. En el período 1955-1960 fui a la Escuela N°6, cita en aquel entonces, en Belgrano 328, Bernal. Entré a Primero Superior, no hice Primero Inferior por saber escribir, leer, sumar y restar. Me acuerdo que ya en ese momento decía: "quiero ser maestra".

Entre 1961- 1965 cursé en el Normal de Quilmes y al finalizar el año 1961 ya estaba convencida  y decía: "voy a estudiar profesorado de matemática". El profesor de matemática de Primer Año, el Ing. Raul Cortizas, me hizo amar la Matemática.

En el año 1963 cursé Tercer Año.  Mi hermana Alicia había comenzado a estudiar Ingeniería en la Universidad Nacional de La Plata y fue ella  quien me informó sobre la carrera Licenciatura en Matemática. Ella me aconsejó pasarme al bachillerato porque “en el normal dan menos contenidos de Matemática y te va a ir mal en la Facultad”. Fue por eso que decidí, con el total apoyo de mis padres hacer Cuarto  y Quinto año en el Normal, en el turno mañana, y Cuarto y Quinto en el Bachillerato Martín Güemes de Bernal, en horario nocturno. El esfuerzo fue grande para mí y para mis padres ¡cursaba en dos colegios Cuarto y Quinto año! Me apasionaba la Matemática.

El 18 de diciembre de 1970 me recibí de Licenciada en Matemática en  la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP. Me sentí motivada por mis profesores,  por mi hermana y mis padres. Aunque mis amigas también me apoyaban pues solía explicarles y ayudarlas en las dudas que tenían.

Sobre sus clases

No puedo asegurar si la metodología que usé en mis clases fue cambiando. Siempre traté de justificar todo lo posible pensando en el  el nivel de los alumnos y he insistido en que ellos debían cuestionar todo lo que los docentes dicen. Por ejemplo, si yo  decía la superficie del rectángulo es igual a base por altura, o menos por menos es más, les preguntaba ¿por qué?, animándolos a razonar.

Todos los conceptos que uso en una clase trato de repasarlos o recordarlos , pero no como una regla o receta. Si uso por ejemplo, seno de un ángulo, entonces pregunto a mis alumnos:  ¿qué es el seno? ¿qué es la pendiente de una recta? Siempre les digo "si usan o dicen algo, tienen que entender ese algo, no como una receta sino conociendo el fundamento ”. Siempre dije en mis clases : “no me crean, piensen y cuestionen lo que digo, y si hay dudas pregúntenme la próxima clase.”

La profesora YouTuber

Damián Pedraza, un ex alumno, me hizo un homenaje, grabó unos videos de cómo daba las clases y los publicó. ¡Si no fuera por él, sólo me conocerían mis ex alumnos!

Creo que parte del éxito es porque soy  muy sincera, así enseñé toda mi vida: sin reglas, sin fórmulas, sin memoria. Sólo razonando. Creo que justamente es eso lo que hace que los jóvenes me sigan. No todo lo que digo es decreto, enseño que deben saber las definiciones correctamente y luego usar el coco.

 

Consejos a las docentes

Algunas maestras se preocupan quizás más por métodos nuevos en enseñanza en matemática. Yo  trabajaría en el por qué se hace un ejercicio de determinada manera. Por ejemplo, a mí en su momento me enseñaron a hacer una cuenta de dividir de una manera, ahora usan otra manera, pero la respuesta en ambos casos y, a pesar de la diferencia de años es: me la enseñaron así. Siempre estoy dispuesta a que me contacten y poder ayudar en todo lo que esté a mi alcance para trabajar en el "por qué", esto parte de mi rol como docente.