Rebeca Gershman: la ciencia y la docencia

12 de Marzo de 2019


Rebeca Gershman: la ciencia y la docencia

Rebeca Gerschman nació el 19 de junio de 1903 en Carlos Casares, provincia de Buenos Aires, Argentina, en el seno de una familia acomodada. Se graduó en “Bioquímica y Farmacia” en la Universidad de Buenos Aires.

Con 27 años ingresó en el Instituto de Fisiología de Houssay (Buenos Aires), en donde realizó la tesis doctoral bajo la dirección del Dr. Bernardo Houssay y la tutela del Dr. Agustín D. Marenzi. Obtuvo el doctorado en 1937 con la tesis titulada El potasio plasmático en el estado normal y en el patológico, trabajo por el que dos años más tarde obtendría el premio a la mejor tesis doctoral. En la tesis se describe un método para determinar el potasio sanguíneo y sus variaciones en condiciones fisiológicas y patológicas, que se conocería como método Gerschman-Marenzi, muy novedoso en aquel momento.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Gerschman viajó a los Estados Unidos para  especializarse en el estudio del potasio en la sangre en el Departamento de Fisiología de la Universidad de Rochester (Nueva York), con el objetivo de trabajar con el Dr. Wallace Osgood Fenn y aplicar su método de determinación de cationes sanguíneos en distintas condiciones, una técnica de vanguardia para el estudio de las variaciones de la concentración del potasio sanguíneo en distintas condiciones fisiopatológicas. Allí, comenzó a trabajar en el tema de los efectos fisiológicos de los gases respiratorios, de gran interés para la medicina naval y militar de posguerra, acercándose así al estudio de los efectos tóxicos de gases aparentemente inocuos, como el oxígeno.

Rebeca Gerschman fue una mujer comprometida con la ciencia que alcanzó fama y prestigio internacional. Tenía una gran personalidad y un carácter muy fuerte. Le gustaba organizar reuniones en donde hablar de ciencia.

Después de trabajar en Estados Unidos durante cerca de quince años, ocupando el cargo de Profesor Adjunto de Fisiología, regresó a Argentina en el año 1960.  Allí consiguió el cargo de Profesora con dedicación exclusiva de la cátedra de Fisiología en la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires. Sin embargo, su producción científica en la Universidad de Buenos Aires disminuyó considerablemente, debido principalmente a las restricciones presupuestarias de la época y también, probablemente, a los recursos materiales deficitarios de que disponía. Escribe trabajos y capítulos de libros especializados, relacionados con su teoría. Alterna su labor investigadora con la docencia que imparte en su Cátedra de Fisiología.

Aplicó métodos de vanguardia en la docencia: utilizaba el cine científico como herramienta de aprendizaje. Mostraba películas que buscaba y conseguía en universidades extranjeras sobre ensayos experimentales de fisiología y farmacología, utilizando un proyector operado por el Dr. Boveris. También invitaba a científicos de prestigio, expertos en Fisiología, a impartir charlas especializadas. Algunos invitados eran extranjeros y daban la conferencia en inglés. Esta práctica es hoy en día muy habitual en los estudios de posgrado.

En 1970 dejó de ejercer como docente activa, pero fue nombrada Profesora Consulta (equivalente a profesora Emérita), cargo que mantuvo hasta 1980.

Rebeca Gerschman fue propuesta en los primeros años de la década de 1980 para el premio Nobel de Fisiología y Medicina por su trabajo sobre los radicales libres del oxígeno como mecanismo molecular común de la toxicidad del oxígeno y de las radiaciones ionizantes. Lamentablemente, cuando se disponían a entrevistarla para hacer la selección para el premio, la científica se encontraba en un estado muy avanzado de la enfermedad que padecía, un tipo de anemia que ataca de forma inmune a las células de la médula ósea. Causa de su fallecimiento el 4 de abril de 1986 en Buenos Aires.