Vivir en la Antártida. Relato en primera persona

26 de Febrero de 2019


Vivir en la Antártida. Relato en primera persona

La Base Carlini es una estación científica permanente de la República Argentina, está ubicada en la península Potter en la Isla 25 de Mayo. Alan Rosenthal, Biólogo oriundo de Villa Gesell cuenta a CienciaEnRed cómo es vivir en la Antártida. 

"Soy Biólogo egresado de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Desde mis comienzos en esta profesión siempre me he dedicado a la investigación/conservación de ambientes y organismos marinos y costeros. A partir del 2010, comencé a interesarme por la investigación y conservación de las Tortugas Marinas lo que me llevó a colaborar en proyectos del exterior como Karumbé (Uruguay) y Sea Turtle Conservancy (Costa Rica-Estados Unidos). Estas experiencias aumentaron mi deseo por explorar nuevos horizontes profesionales que me permitan conocer otros ambientes diferentes a los que solía trabajar. Así fue que decidí postularme como biólogo invernante para la campaña antártica 2018 ante una convocatoria de la Dirección Nacional del Antártico."

¿Cuáles son tus tareas? 
Como Biólogo invernante en la Base Antártica Carlini mis tareas son las de llevar adelante un conjunto de monitoreos científicos relacionados a las poblaciones de mamíferos y aves marinas de la isla 25 de Mayo, recolección, procesamiento y análisis de muestras de agua en la Caleta Potter (que baña las costas de la Base antártica Carlini), y la medición de parámetros oceanográficos en el Mar Antártico.

¿Cuál es la riqueza de la Antártida a nivel científico? 
El continente antártico es de gran interés para la comunidad científica por muchas razones. 
Su gran fragilidad frente a los procesos de cambio climático y la pureza de sus prístinos paisajes convierten a la Antártida en la región control por excelencia para para evaluar los impactos en el resto del planeta. Las condiciones climáticas extremas despiertan el interés sobre las asombrosas adaptaciones que muchos de los organismos deben presentar para sobrellevarlo las cuales se asemejan, en ocasiones, a las condiciones de otros planetas. La gran productividad de sus océanos soporta a una gran variedad de organismos, muchos de los cuales se encuentran amenazados.

En la Antártida se encuentra una de las más importantes reservas de agua dulce del planeta.
 

¿Cómo es vivir en la Antártida? ¿Cuál es tu rutina?

La vida en la Antártida puede ser muy emocionante. Pero al igual que en cualquier otra región del planeta, todo depende de nuestra decisión de vivir las experiencias que nos brinda cada día.  Las temperaturas extremadamente frías nos limitan en nuestras actividades y debemos tener ciertos recaudos al momento de realizar trabajos en el exterior. Lo primero que uno hace es evaluar el pronóstico que nos brindan los meteorologos y con base en ello planificamos nuestras actividades junto a la dotación del Ejercito Nacional con el que trabajamos en conjunto recibiendo su apoyo logístico.

Las actividades comienzan bien temprano compartiendo un desayuno todos juntos mientras que conversamos sobre las actividades que se piensan realizar en el día. Muchas veces el clima no nos permite trabajar en el exterior y enfocamos nuestras tareas dentro en el laboratorio, como por ejemplo el procesamiento y análisis de las muestras que obtenemos durante los distintos muestreos o el análisis de los resultados.

En la Antártida el clima es el que manda. Todos estamos muy pendientes de él para no correr riesgos que podrían resultar fatales. Eso hace muy dificil mantener una estricta rutina. El trabajo puede comenzar a horas muy tempranas o  ya entrada la tarde, siempre dependiendo de las "ventanas climáticas" tan esperadas para avanzar en el trabajo.

El trabajo de campo requiere una buena condición física ya que son varias las horas de navegación en bote, utilizando equipos de peso o caminatas de varios km por terrenos elevados cubiertos de nieve o hielo en el invierno, y de rocas en verano.

La disminución de la temperatura, los fuertes vientos y las intensas nevadas durante el invierno nos obligan a disminuir mucho nuestras actividades por lo que es muy importante tener otras actividades que nos mantengan ocupados. Un pequeño gimnasio, y algunos juegos nos ayudan a pasar el tiempo libre que en ocasiones puede durar días.

Muchos también realizamos cursos a distancia ya que las comunicaciones han ido mejorando en los últimos años y hoy podemos contar con internet en las Bases Antárticas.

 A nivel personal ¿cómo viviste esta experiencia?

Entre los antárticos, hay una frase que suena a menudo "La Antártida te da y te quita muchas cosas". Pasar un año en un lugar tan remoto alejado de los seres queridos puede ser muy duro (mucho mas duro que el clima extremo). Pero vivir en el único continente del planeta donde la humanidad entera se propuso conservar en su forma más pristina y que sea un emblema de convivencia pacífica y colaboración internacional te lleva a reflexionar en forma permanente sobre el gran impacto que el ser humano ha tenido en la naturaleza y de la necesidad por cambiar muchos de los habitos y costumbres que a veces tenemos sin cuestionarnos sobre las consecuencias de los mismos.

Observar tan cerca como los imponentes glaciares se desmoronan y retoceden frente a los mínimos cambios de temperatura resulta alarmante y aumenta el compromiso para seguir trabajando en la preservación de la naturaleza y en políticas de desarrollo sostenible para detener estos procesos degradativos que cada vez se muestran más evidentes.

De todos modos. la Antártida se muestra majestuosa e imponente y es inevitable para aquellos que la visitan sentirse insignificante frente a ella. La Antártida nos hace recordar que la humanidad es apenas una ínfima pieza de un mundo que tarde o temprano pasará sus facturas si continuamos utilizándolo como un recurso y no como nuestro hogar.